Toni Ferrer. Composición circular "MC 4"

Toni Ferrer. Moving Colors

Exposición  desde el  17 de noviembre hasta finales de enero

Cien años después de que Malévich pintaras su Cuadrado Negro, su Circulo Rojo o su Avión Volando; de que las vanguardias arrasaran con la idea del arte que había hasta entonces, Toni Ferrer presenta su primera exposición en Tiempos Modernos. ¿Qué tiene que ver este joven artista con el creador del Suprematismo? Todo lo que se quiera. Por ejemplo, podría ser su hijo, o mucho mejor su nieto o su biznieto.

 

Con el suprematismo, Malévich reduce los elementos pictóricos al mínimo extremo (el plano puro, el cuadrado, el círculo y la cruz) y desarrolla un nuevo lenguaje plástico que pretendía expresar en sus propias palabras un sistema completo de construcción del mundo. Era 1915, 1916, 1917… Ha pasado un siglo y Toni Ferrer (Barcelona, 1980) ha tomado prestados aquellos blancos y aquello cuadrados y círculos del gran revolucionario ruso para hacer su propia pintura.

 

“En los últimos años –señala el propio Ferrer- he ido experimentando, a través de la abstracción geométrica, la interacción de los colores dependiendo de su entorno y ubicación, y la importancia de las formas como medio de expresión artística. Obra a obra, estas formas han ido definiéndose, delineándose, perfilándose,… hasta el punto de reducirse (pero no limitándose) a cuadrados y rectángulos, cuatro líneas que encierran un espacio que contiene el color. Las formas cuadradas como unidad mínima de significado. Y a su vez, el color como forma máxima de expresión.”

Diplomado en Ciencias Empresariales y Licenciado en Admón. de empresas por la UIB, Toni Ferrer se hace artista en Nueva Zelanda. Allí estudia arte, se adentra en el mundo de la forma y el color y realiza sus primeras exposiciones en Auckland. Ese ha sido el camino.

La exposición que presenta Tiempos Modernos juega en medio de la geometría: sus cuadros son cuadrados o circulares, y contienen, en su interior, todos los colores que forman la obra de Ferrer. Un conjunto de más de treinta obras, de todas las formas y tamaños, en los que el artista desarrolla su mundo lleno de color, vitalidad y geometría.

“Mis obras tratan de incorporar una dimensión adicional, metafórica y literalmente hablando, piezas que se mueven entre la delgada línea que separa la pintura de la escultura. Obras tridimensionales que, en algunos casos, parecen escapar de su soporte, creciendo de forma orgánica en el lugar en el que se encuentra, sin la rigidez de un bastidor como soporte tradicional.

Siguiendo la tradición de los de artistas de la Bauhaus, mis últimos trabajos reflexionan sobre los cimientos en los que se sustenta el discurso expresivo de las viejas nuevas vanguardias, en los que predominaba el trabajo manual ( cuando los artistas eran también creadores de obras), incidiendo en la belleza de la forma y el color plano.”

 

Color. Forma. Alegría. Vitalidad. Geometría… El mundo de Toni Ferrer invade Tiempos Modernos. Desde el próximo jueves 17 de noviembre.