Emilia Azcárate. Pintura de castas

Emilia Azcárate. Pintura de Castas

LA PINTORA VENEZOLANA EMILIA AZCÁRATE

EXPONE EN TIEMPOS MODERNOS

 

La artista presenta su nueva serie completa inspirada en las castas ilustradas en la América Colonial del siglo XVIII

La exposición se inaugura el jueves 7 de abril y estará abierta hasta finales de mayo

A medidos del siglo XVIII se desarrolló en  la América colonial un fenómeno artístico extraordinario: los pintores locales retrataron los cambios que se estaban produciendo en una sociedad con distintas  razas que se mezclaban. La llamada Pintura de Castas fue un fenómeno artístico-cultural que se dio fundamentalmente en el Virreinato de Nueva España (México) a principios del siglo XVIII  y que surge a raíz de la necesidad de establecer las bases del mestizaje casi sistemático que se daba en América. Estas pinturas eran utilizadas como una herramienta de explicación sobre las consecuencias de la unión entre razas y el resultado de ésta.

Realizados por pintores locales, los propios nombres de los cuadros son reveladores: “De Español, e Yndia, nace Mestiza”, “Español, y Mestiza producen Castiza”, “De Mulato, y Mestiza, nace, Cuarterón”…  Los cuadros, que se realizaban en series de 16 obras, fueron muy populares entre la sociedad ilustrada, pero apenas se conservan como series completas.

A través de la pintura, el color y la abstracción Emilia Azcárate ha querido plasmar una realidad que ya se daba hace trescientos años y reflejar la lucha constante a la que las minorías sociales se han tenido que enfrentar y cómo esa lucha, con el paso del tiempo, ha ido tomando nuevas formas. Antes, sus limitaciones se debían a leyes de segregación racial y hoy en día, después de la abolición de estas, se siguen sufriendo las consecuencias de un orden social que está implícito en el funcionamiento de la sociedad sobre todo en Latinoamérica.

Lo contemporáneo nace de la historia

El desarrollo de la Pintura de Castas coincide en el siglo con un descubrimiento revelador: el establecimiento de los colores primarios (amarillo, azul y rojo) realizado por Isaac Newton en su obra ‘’Opticks’’ publicada en 1702. A partir de esta coincidencia, Emilia Azcárate trabaja con un método casi matemático:

“Aprovechando esta coincidencia significativa asigné a cada una de las principales razas que contribuyeron con el proceso de mestizaje en América uno de los colores primarios. El amarillo a los indígenas, como símbolo de la riqueza; el azul a los africanos como símbolo de la naturaleza; y el rojo a los españoles por la importancia que le daban a la “pureza” de la sangre. A partir de esta disposición combino cada color primario según la raza que le corresponde, utilizando un sistema de porcentaje aproximado. En paralelo, diseñé un alfabeto que se asemeja a los jeroglíficos, escritura cuneiforme o  “códex”, donde el texto y la imagen forman una pareja inseparable. En mi alfabeto las letras no tienen limitaciones. En la pintura de castas el texto dice lo que la imagen esconde”.

Una serie extraordinaria

Para desarrollar esta exposición, Emilia Azcárate  se ha basado en una serie completa de dieciséis cuadros de Castas realizada en México por el pintor de Puebla José Joaquín Magón en la segunda mitad del siglo XVIII, que llegaron a manos del leonés Cardenal Lorenzana, arzobispo de México, que se los trajo a Toledo en 1772. Hoy, la colección completa –realmente extraordinaria porque quedan muy pocas con la serie de dieciséis obras (dieciséis combinaciones de razas) forma parte de los fondos del Museo de Antropología de Madrid.

El trabajo de Azcárate se desarrolla a partir de la lógica matemática y la repetición, que están alineadas con un orden ilusorio donde la memoria juega un papel muy importante. Tomando elementos y circunstancias de su entorno, crea diálogos entre lo antiguo y moderno, lo abstracto, geométrico y constructivo de su pasado.

El resultado, que se expone en Tiempos Modernos, es de una enorme brillantez. Emilia Azcárate ha realizado dieciséis obras  siguiendo el rito de las series de mestizajes. Cuadros esquemáticos, con una gran fuerza, en los que el propio alfabeto creado por la artista sirve como nexo de unión.

Una artista con carrera internacional

Hija de una familia mejicana y española, Emilia Azcárate (Caracas, 1964) estudió Artes Plásticas en la Central Saint Martins School of Art en Londres en los años ochenta.

Ha realizado numerosas exposiciones individuales con en la Galería Henrique Faría Fine Art, NY; Galería Distrito 4, Madrid; Galería Faría Fábregas, Caracas; Periférico Caracas; Casa de América, Madrid;  Caribbean Contemporary Arts 7, Puerto España; Museo Alejandro Otero y Sala Mendoza, Caracas… y participado en exposiciones colectivas y bienales, en el Museo de Bellas Artes de La Habana; Centro Atlántico de Arte Moderno, Las Palmas de Gran Canaria; Americas Society, Nueva York; Museo de Arte Moderno, Cuenca, Ecuador; la Bienal de Sao Paulo, la Bienal de Praga y la Bienal de La Habana.

Su obra está representada en la Colección Sayago y Pardon, Los Ángeles, California; Colección Cisneros-Fontanals (CIFO), Miami; Museo Alejandro Otero, Caracas; Colección Fundación Banco Mercantil, Caracas; Colección Berezdivin, Puerto Rico; Museo de Arte Contemporáneo de Caracas; Colección Fundación Banco Banesco, Caracas; Colección Banco España, Madrid y Fundación Coca Cola, España, entre otras.

La exposición que se inaugura en Tiempos Modernos presenta, además de su serie a partir de las Pinturas de Castas, por otra, obras donde la artista crea diálogos entre lo antiguo y lo moderno, lo abstracto, lo geométrico y lo constructivo. Un trabajo en el que la lógica matemática y la repetición crean una enorme belleza.

Para más información o entrevistas con la autora, pueden contactar con Carmen Palacios

(69 62 68094 y carmen@tiempos-modernos.com).