Jarrón. Eduarrdo Arroyo, 2018

Exposición de Eduardo Arroyo

CERÁMICAS

La muestra – que Arroyo dejó preparada el pasado verano- presenta un gran conjunto de obras inéditas, después de muchos años alejado de la cerámica. Asimismo, se expondrá una selección de piezas históricas, desde principios de los años 70 a finales de los 90.

La ausencia de Eduardo Arroyo (Madrid, 1937-2018) le ha convertido en un gigante del arte español. O nos lo permite ver con más claridad. Su trayectoria desde los años 60 hasta la actualidad es única. Pintor, dibujante, escultor y grabador, -además de escenógrafo y escritor- Arroyo es una figura única en el arte español de la segunda mitad del siglo XX. Exilado en Francia e Italia desde los años 60, la totalidad de su carrera se ha desarrollado, desde el primer momento, en el ámbito internacional, siendo muy reconocido en países como Francia, Alemania e Italia…. donde ha vivido y expuesto sus obras en museos  de primer nivel, sus textos han sido traducidos a diversos idiomas y ha presentado sus escenografías en colaboración con grandes directores internacionales.

Pintor, escultor y dibujante extraordinario, Arroyo siempre ha sentido una fascinación por la cerámica. Sus series de platos de los años 70 –muy conocidos en Italia, país en el que entonces vivía- se han convertido en clásicos dentro de su obra. Sus esculturas hechas a partir de tejas, dejaban ver la libertad con la que Arroyo se movía entre las diversas técnicas. La lámpara James Joyce (1993) es un ejemplo perfecto: realizada en bronce, madera y cerámica incorpora una bombilla convirtiéndose en una pieza extraordinaria.

No es la única pieza histórica que expone Tiempos Modernos, que presenta una docena de obras elegidas por el propio artista.

La exposición que inaugura Tiempos Modernos muestra dos grandes series inéditas, que significan a la vez la vuelta de Eduardo Arroyo a la cerámica y su última obra.

La serie de los jarrones consta de  15 piezas inéditas y absolutamente nuevas en la carrera del artista. Realizados con tejas de barro cosidas con hierro (tal vez en un homenaje del artista a las lañas de las cerámicas históricas de la tradición española) incorporan también incrustaciones en cristal. Se trata de uno de los últimos trabajos del artista, un conjunto de grandes jarrones con enorme personalidad.

La segunda serie de la exposición es un conjunto de diez jarrones de cerámica con forma de búho, un a ve por la que Arroyo sentía pasión. La colección ha sido realizada en colaboración con el ceramista Francisco Gálvez, que trabaja habitualmente con nuestra galería. Este trabajo a cuatro manos –como el desarrollado por Miró con Artigas- ha dado como fruto un conjunto de diez jarrones de gres con esmalte llenos de colorido e ironía.

La muestra se completa con otra serie de platos históricos, bustos convertidos en candelabros y hasta un bolso “surrealista”, realizado en 1973, que l artista tituló L´Africana o La maleta del doctor Schweitzert.

La exposición, que se realiza en colaboración con el estudio de Eduardo Arroyo, es una oportunidad para descubrir una faceta menos conocida del gran artista. El Arroyo ceramista se manifiesta en tiempos modernos como un creador genial.

En los últimos años, Eduardo Arroyo ha realizado un trabajo deslumbrante, con exposiciones importantes en la Fundación Maeght de Saint-Paul-de-Vence (Francia), el Museo de Bellas Artes de Bilbao o la que ahora mismo está recién inaugurada en el Real Jardín Botánico de Madrid.

Arroyo ha realizado más de 200 exposiciones individuales, entre ellas en espacios tan relevantes como el Centro Georges Pompidou, el Guggenheim de Nueva York, el Museo Oltulos, Museo Olímpico de Lausanne, el IVAM o el Reina Sofía, que le dedicó en 1998 una gran antológica. Ha expuesto también en el Museo del Prado, su serie del Cordero Místico, siendo uno de los pocos pintores vivos que han sido invitados a exponer en nuestra gran pinacoteca. Ha formado parte del equipo de comisarios de la Bienal de Venecia en 1973 y fue el autor, junto a Andreu Alfaro,  del pabellón español, en 1995. Entre sus galardones, le fue concedido el Premio Nacional de Artes Plásticas en 1982, Caballero de las Artes y las Letras del Gobierno francés en 1999 y Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes en el año 2000.

La exposición que se inaugura ahora en Tiempos Modernos estará abierta hasta mediados de marzo.